Hace un año, trabajaba como residente de obstetricia y ginecología en el este de Londres, uno de los lugares con mayor diversidad étnica de Europa, pero también era una de las zonas más desfavorecidas de la ciudad. El este de Londres albergaba una enorme población de refugiados e inmigrantes. Me encantó trabajar en la zona. Fue emocionante y gratificante poder tratar a mujeres que tenían embarazos de alto riesgo o mujeres con morbilidad severa. Pero quiero hablarte de la Sra. X.

La Sra. X fue una mujer que conocí durante mis rondas posparto hace aproximadamente 2 años. Acababa de dar a luz a su cuarto hijo. Los partos vaginales de bajo riesgo solían ser revisados ​​por una partera. Sin embargo, la Sra. X era de alto riesgo. Desarrolló diabetes gestacional que requirió insulina durante el embarazo y tuvo una cesárea debido a complicaciones en el trabajo de parto. Además, sufrió una hemorragia posparto, donde sangró más de 1,5 litros en el quirófano. El comienzo del embarazo parecía ser viento en popa. Sin embargo, después del segundo trimestre se le diagnosticó diabetes y comenzó a pasar mucho tiempo en el hospital para realizarse estudios de crecimiento fetal en serie y controles diabéticos. Estaba exhausta. Ella estaba cuidando a tres niños pequeños, el menor tenía poco menos de un año. Además, ella y su esposo estaban luchando financieramente para cuidar a sus hijos, y este embarazo agregó mucho estrés. No fue un embarazo planeado.

El caso de la Sra. X no fue una anomalía. Ella era la norma.

Ser testigo de una serie de estos casos resaltó un tema común para mí: la diferencia entre tener un embarazo planificado y uno no planificado, y el impacto diferente que esto tuvo en los resultados maternos y fetales. El desarrollo de diabetes, la asistencia a múltiples citas en el hospital, la administración de insulina, la cesárea, la hemorragia posparto, la transfusión de sangre y el trauma del parto fueron solo algunas de las consecuencias no deseadas de este embarazo no planificado. También hubo otros efectos secundarios, que incluyeron no poder cuidar a los niños existentes y no poder volver a trabajar. Además, los embarazos no deseados costaban y siguen costando al Servicio Nacional de Salud millones de libras. Este es un problema importante para un sistema de salud que se describe constantemente como "falto de dinero". Empecé a darme cuenta de que nosotros, como obstetras, nos hemos vuelto realmente buenos en el manejo y tratamiento de la prevención fallida, pero somos bastante malos en la medicina preventiva. Es fácil para mí mirar hacia atrás y decir que la Sra. X estaba bien: sobrevivió y manejamos bien sus complicaciones. Sin embargo, la cicatriz de su cesárea, el trauma de un embarazo y parto difíciles, la hemorragia posparto y la incapacidad de cuidar a sus hijos o ir a trabajar permanecerán con ella para siempre.

La simple intervención de salud pública de la anticoncepción no solo tiene la capacidad de prevenir todas las consecuencias anteriores de un embarazo no planificado, sino que permite a las mujeres desarrollar su potencial en la vida. Para mí, esta fue la razón por la que entré en obstetricia y ginecología en primer lugar: para permitir que las mujeres controlaran su fertilidad y planificaran sus embarazos para que pudieran tener control sobre sus vidas. El embarazo no planificado no es un problema que pueda abordar trabajando en el quirófano o en la consulta externa. Es un problema mucho mayor y arraigado en factores sociales, económicos y políticos. Por lo tanto, sentí que tenía que ir río arriba para entender cómo podía transformar este problema a nivel de población. La prevención de condiciones y el abordaje de oportunidades fallidas tienen un gran impacto en la forma en que las mujeres llevan sus vidas. Además de permitir que las mujeres planifiquen sus embarazos, abordar el embarazo no planeado tiene la capacidad de salvar vidas. Existía la posibilidad de que la Sra. X pudiera haber muerto o sufrido incluso más daño del que había sufrido. Tenemos suerte en el Reino Unido de que nuestro sistema de salud haya logrado grandes avances en la atención obstétrica de emergencia. Pero, ¿qué pasa en los lugares donde mueren más mujeres de las que se salvan? Entonces, para mí, este trabajo era urgente. Decidí dejar la profesión por la misma razón por la que ingresé, para seguir una carrera en salud pública, con la esperanza de marcar una diferencia en la vida de muchas más mujeres.

Por Shreya Patel

Crédito de la foto: Shreya Patel, Londres, Reino Unido, 2017

Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Ver artículo completo

What's new in menstrual health management: an interview with the Founder of Asan
What's new in menstrual health management: an interview with the Founder of Asan

abril 28, 2024 2 lectura mínima

The Asan cup is a patented menstrual cup with a unique removal ring, which makes it the easiest cup to insert and take out. The bell-shaped design ensures that the cup sits comfortably, and the red colour of the cup prevents it from staining over time. 
Ver artículo completo
Benefits of intravenous iron to treat anemia in pregnancy
Benefits of intravenous iron to treat anemia in pregnancy

marzo 19, 2024 5 lectura mínima

Ver artículo completo
A Point of Care Bilirubinometer Using Blood: BiliDx
A Point of Care Bilirubinometer Using Blood: BiliDx

enero 16, 2024 2 lectura mínima

The BiliDx is a novel system for diagnosing jaundice.  The device uniquely meets the Target Product Profile (TPP) developed as part of the NEST 360 initiative in that it allows blood-based testing at the bedside.   This initiative is part of an emerging global consensus in the Every Newborn Action Plan that countries need functional WHO level-2 inpatient units to care for "small and sick newborns." 
Ver artículo completo