La salud materna está cambiando drásticamente.

La salud materna mundial se ha centrado en poner fin a la mortalidad materna en las regiones en desarrollo del mundo, y con razón, ya que son tan prevenibles. Estamos abordando el problema centrándonos en las causas directas de las muertes maternas (muertes resultantes de complicaciones obstétricas del embarazo) como la HPP, la preeclampsia o la sepsis. Sin embargo, lo que estamos viendo ahora en muchas partes del mundo es la ' transición obstétrica' : un cambio de causas principalmente directas de muerte materna a causas indirectas de muerte materna (muerte causada por una enfermedad existente o enfermedad que se desarrolló durante el embarazo, pero no debido al embarazo en sí).

Las enfermedades no transmisibles (ENT) ahora representan aproximadamente el 65 por ciento de las muertes que ocurren en mujeres. También contribuyen a las muertes maternas indirectas, constituyendo un tercio de todas las muertes maternas. Las ENT en el embarazo incluyen enfermedades cardíacas (incluida la hipertensión), enfermedades endocrinas, afecciones metabólicas como diabetes, anemia, enfermedades respiratorias, cáncer y afecciones de salud mental. Otras causas de muertes indirectas incluyen el VIH y la malaria, y el 15% de las muertes maternas se deben a condiciones preexistentes. Hemos visto una disminución en las muertes maternas directas, lo que puede atribuirse a una mejor atención obstétrica de emergencia. Sin embargo, las muertes indirectas están aumentando y en gran medida han sido ignoradas.

La falta de atención a las muertes indirectas se deriva de las dificultades de medición . Desglosar los datos de muertes maternas por causas indirectas y directas es difícil en los países en desarrollo, ya que los registros detallados de las pacientes son limitados . Sin embargo, países sin recursos abundantes como Sudáfrica han demostrado que organizar un sistema que investigue las muertes maternas es una posibilidad. Ha logrado revelar muertes por causas indirectas, destacando que es un tema que necesita urgentemente ser abordado por el gobierno.

Incluso si hay datos disponibles, el aumento de las muertes indirectas y la creciente prevalencia de las ENT solo aumentan la complejidad de brindar atención médica materna. Estas muertes y condiciones no pueden ser manejadas por atención obstétrica de emergencia, sino que requieren sistemas de salud organizados que puedan monitorear y manejar a estas mujeres antes de la concepción, antes del parto, durante el trabajo de parto y después del parto. Las mujeres que sufren de condiciones preexistentes requieren médicos especialistas durante el embarazo, así como un obstetra, por lo que los programas de salud verticales ya no serán suficientes. Se ha sugerido un enfoque de ciclo de vida mediante el cual las mujeres son atendidas a lo largo de su vida, para aprovechar las oportunidades de prevenir enfermedades en etapas más tempranas de la vida. Las ENT son el resultado de la interacción entre la genética y el entorno externo, lo que significa que existe una amplia oportunidad para prevenir, detectar o controlar estas afecciones antes del embarazo. Sin embargo, un enfoque de ciclo de vida requerirá una atención primaria, secundaria y terciaria sólida, lo que plantea un problema importante para los países de ingresos bajos o medios o los estados frágiles que todavía están tratando de garantizar que cuenten con atención básica de emergencia.

La atención médica materna ahora más que nunca requiere sistemas de salud reales. Sin embargo, aún persisten las barreras para el acceso a la atención médica. Las normas sociales, los bajos ingresos, las grandes distancias de los centros de salud y la infravaloración sistémica de las mujeres hacen que este sea un problema mucho más complejo y dificultará el logro de un enfoque de ciclo de vida. Es necesario mirar más allá del hecho de que la atención médica para las mujeres se trata solo de atención materna y reproductiva. También se ven afectadas por enfermedades y discapacidades aparte del embarazo, como todos los demás.

Por Shreya Patel

Autor de la foto:

Sofía París, 2010

Médico examina a mujer haitiana que vive en estadio de Puerto Príncipe

Un médico examina a una mujer haitiana embarazada que vive en una tienda de campaña dentro del Estadio Nacional de Puerto Príncipe.
03 febrero 2010
Puerto Príncipe, Haití
Foto # 426985

Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Ver artículo completo

A Point of Care Bilirubinometer Using Blood: BiliDx
A Point of Care Bilirubinometer Using Blood: BiliDx

enero 16, 2024 2 lectura mínima

The BiliDx is a novel system for diagnosing jaundice.  The device uniquely meets the Target Product Profile (TPP) developed as part of the NEST 360 initiative in that it allows blood-based testing at the bedside.   This initiative is part of an emerging global consensus in the Every Newborn Action Plan that countries need functional WHO level-2 inpatient units to care for "small and sick newborns." 
Ver artículo completo
NASG as a life-saving medical device to stabilize women with postpartum hemorrhage
Consideraciones para el retiro del TANN

enero 15, 2024 2 lectura mínima

 El TANN debe ser retirado en un establecimiento donde sea posible el tratamiento definitivo en caso de re sangrado (capacidad quirúrgica, disponibilidad de hemoderivados etc.).
Ver artículo completo
MaternaWell Tray: Revolutionizing Postpartum Hemorrhage Care
MaternaWell Tray: Revolutionizing Postpartum Hemorrhage Care

noviembre 06, 2023 3 lectura mínima

Now as a next step, we ask what could be done to lower the costs of the implementation of the E-MOTIVE bundle? The most obvious answer is to consider displacing the tens of thousands of disposable plastic drapes with a purpose-built reusable device. 

Fortunately one of the obstetricians involved in the E-MOTIVE study, Dr. Justus Hofmeyr, had been innovating around this very issue, designing a tray with wells that could fit under a woman’s buttocks, collect and accurately measure the. blood. This tray, the MaternaWellTray was conceived as a device that could be sterilized and reused, and is manufactured in South Africa by Umoya.

Ver artículo completo