Las mujeres nepalíes utilizan el término 'Laj' cuando hablan de su actitud y acciones esperadas en torno al embarazo. Para demostrar cuán profundamente se siente este principio, las mujeres nepalíes a menudo abandonan el hogar y dan a luz a su bebé sin ayuda externa. Sorprendentemente, a las mujeres también se les enseña a reprimir sus gritos de dolores de parto y sofocar los gritos que normalmente acompañarían a las contracciones en circunstancias típicas. Las mujeres pueden estar tan decididas a preservar su honor que no buscan ayuda hasta que surgen complicaciones, a menudo potencialmente mortales para la madre y el bebé.

[Laj es la vergüenza y la pérdida de prestigio que finalmente caerá sobre cualquier mujer que rompa con la tradición] (http://www.nsmp.org/pregnancy_childbirth_nepal/index.html) y hace lo que hacen las mujeres aquí en casa, principalmente gritar, gritar y tener un obstetra u otra partera capacitada para ayudar en el parto.

Ahora, por lo que hemos avanzado, este parece ser un caso de un paso hacia arriba y dos hacia atrás. Los hombres de Nepal creen que la sangre y los fluidos corporales presentes en cada nacimiento están 'contaminados e impuros'. Debido a esta oleada percibida de deshonra antihigiénica, muchos hombres no solo no recogerán a una mujer que experimenta complicaciones de parto para transportarla en busca de ayuda, sino que también será el factor decisivo en cuanto a la atención que finalmente recibirá. Podemos llamar a esto el factor 'asco'. El nivel de 'asco' es, en algunos casos, la ruina y la muerte prematura de muchas mujeres en todo el mundo.
En este punto tenemos que preguntarnos colectivamente cuál es el problema. ¿Están las trincheras de la historia tan bien cavadas con desinformación y dogmas que no se puede cambiar el rumbo? ¿Qué se necesita para impartir empatía y urgencia para ayudar a una mujer que da a luz? Quizás radica en la incapacidad de los hombres para comprender el dolor del parto.

Recientemente, un par de valientes presentadores de reality shows holandeses llevaron sus cámaras a un centro de partos y simularon (suponemos que lo más cerca posible) el trabajo de parto mediante electrodos adheridos a sus abdómenes. Los hombres duraron solo diez minutos y rápidamente se dieron cuenta de lo indescriptible que es el umbral del dolor. Si bien no es científico de ninguna manera, es alentador ver a un par de hombres intentar mantener la calma mientras se retuercen con contracciones. [¡Míralo aquí!](http://newsfeed.time.com/2013/01/20/male-dutch-television-hosts-suffer-through-simulated-birth/)

Quizás si más hombres experimentaran la verdadera experiencia física de traer vida al mundo, estarían mucho más dispuestos a ayudar. Solo podemos esperar un trato igualitario en un evento de la vida en el que las mujeres son las más afectadas y reciben muy poca asistencia.

aecote, 2013

Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Ver artículo completo

What's new in menstrual health management: an interview with the Founder of Asan
What's new in menstrual health management: an interview with the Founder of Asan

abril 28, 2024 2 lectura mínima

The Asan cup is a patented menstrual cup with a unique removal ring, which makes it the easiest cup to insert and take out. The bell-shaped design ensures that the cup sits comfortably, and the red colour of the cup prevents it from staining over time. 
Ver artículo completo
Benefits of intravenous iron to treat anemia in pregnancy
Benefits of intravenous iron to treat anemia in pregnancy

marzo 19, 2024 5 lectura mínima

Ver artículo completo
A Point of Care Bilirubinometer Using Blood: BiliDx
A Point of Care Bilirubinometer Using Blood: BiliDx

enero 16, 2024 2 lectura mínima

The BiliDx is a novel system for diagnosing jaundice.  The device uniquely meets the Target Product Profile (TPP) developed as part of the NEST 360 initiative in that it allows blood-based testing at the bedside.   This initiative is part of an emerging global consensus in the Every Newborn Action Plan that countries need functional WHO level-2 inpatient units to care for "small and sick newborns." 
Ver artículo completo