Cuando los campos de refugiados se construyen por necesidad, rara vez se considera simbiótica la relación entre sus ocupantes y los habitantes locales del área. Pero informes recientes muestran que la afluencia repentina de estas poblaciones migrantes que necesitan desesperadamente alojamiento, atención médica y necesidades civiles básicas también trae estas mejoras a las "poblaciones anfitrionas" igualmente necesitadas y ignoradas durante mucho tiempo en la misma región. En resumen: a mujeres embarazadas en áreas de escasos recursos.

Los campos de refugiados de todo el mundo atraen la atención, las donaciones y una oleada de ayuda a medida que el mundo reacciona ante cualquier trastorno (desastre natural, enfermedad, guerra) que haya causado el desplazamiento de tantas personas. Por lo general, la experiencia en estos campamentos es especialmente difícil e incluso peligrosa para mujeres y niños. Aparte de las ramificaciones de la estructura social desmantelada y el estrés y la violencia elevados, huir de los pueblos establecidos significa abandonar las valiosas instalaciones de atención médica que albergaban. Así, el embarazo en un campo de refugiados se convierte en una condición peligrosa.

A pesar de la falta de estructuras permanentes en los campos de refugiados, los propios refugiados tienen derechos básicos en forma de una serie de "principios comunes y estándares mínimos universales en áreas de respuesta humanitaria que salvan vidas", desarrollados y reconocidos internacionalmente por agencias de ayuda de todo el mundo. Un componente importante de estos derechos son los servicios de salud y, para las mujeres, la atención obstétrica. Esto es crucial: el 15% de las mujeres embarazadas en una situación de crisis, como los campos de refugiados, sufrirán complicaciones relacionadas con el embarazo, que solo se solucionarán en los centros obstétricos de emergencia.

Una vez que un área se establece como un campo de refugiados, las organizaciones y comités de socorro como el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) inundan la región con recursos en un intento de cumplir con los criterios humanitarios básicos y restaurar una medida de civismo en la vida de los refugiados. Estos recursos incluyen cualquier cosa, desde trabajadores de la salud, suministros y dinero, hasta la construcción de infraestructura para brindar servicio a la población repentinamente fortalecida. Cada vez más, [una parte de esta ayuda viene con la intención específica de brindar atención obstétrica de emergencia] (http://www.rhrc.org/resources/emoc/EmOC_ffg.pdf).

El resultado de esta afluencia de recursos y la mejora de la infraestructura es que la atención brindada a los refugiados supera con creces la de las poblaciones de acogida en la región. Los investigadores han descubierto que las áreas con una alta población de refugiados en regiones del mundo de bajos ingresos han experimentado mejoras notables en su sistema de salud en virtud de esta afluencia de ayuda internacional.

“Esto no significa que a los refugiados se les estén brindando servicios de salud extravagantes”, explican el Dr. Egbert Sondorp y Olga Bornemisza de la London School of Hygiene and Tropical Medicine, sino que “las agencias solo cumplen con los estándares mínimos basados ​​en los derechos tal como se formularon. y promovida por la comunidad humanitaria internacional. Más bien, significa que los anfitriones tienen servicios de salud que claramente están por debajo de estos estándares mínimos”

En lugar de agotar los recursos de una región, la llegada de refugiados marca una región para atención y ayuda inmediatas, mejorando el acceso a la atención médica donde antes no había ninguno. Esto tiene un profundo impacto en las mujeres embarazadas en el campo de refugiados y en toda su periferia. Las mujeres de la “población anfitriona” circundante obtienen acceso a ambulancias, médicos y atención de emergencia, relegando el embarazo de la condición potencialmente mortal en la que puede convertirse en los rincones más lejanos del mundo sin los servicios que salvan vidas que brindan las instalaciones de parto.

Cada vez más, la evidencia de esta tendencia aparece en África, en el Medio Oriente y en áreas de crisis en todo el mundo. El Comité Internacional de Rescate ayuda en Sudán del Sur, donde el estado independiente carece de un sistema de salud, así como de las instalaciones, el personal y los recursos para operarlo. Tiene un papel importante en la prestación de ayuda indirecta a las zonas rurales y los refugiados, brindando de manera efectiva atención obstétrica de emergencia a una población que de otro modo no tendría.

La organización también trabaja en Pakistán. Allí, la asediada población de refugiados está compuesta principalmente por afganos, pero la presencia del IRC ha sido parte de la rápida reducción de la tasa de mortalidad materna de Afganistán en sus regiones afiliadas: “entre la población de refugiados atendida por el IRC en Pakistán [la tasa de mortalidad materna , MMR] es de 102 muertes maternas por cada 100.000 nacidos vivos, radicalmente más bajo que las estimaciones de MMR de las Naciones Unidas de 1.900 para Afganistán y 500 en Pakistán”.

Esta tendencia imprevista es al mismo tiempo alentadora y motivo de nuevas medidas. El notable efecto que tiene la introducción de servicios humanitarios básicos en las comunidades que ya viven en una región es revelador: la atención obstétrica reduce la mortalidad materna, las tasas de VIH/SIDA se reducen con los establecimientos de salud, la atención se extiende más con mejores caminos y ambulancias, las comunidades experimentan tendencias sociales positivas con una mejor educación para la salud, incluso la economía se impulsa a medida que la población en general se vuelve más saludable. Las tasas de mortalidad materna son ampliamente aceptadas como indicadores de la salud de una población, especialmente en países de bajos ingresos. Los programas y procedimientos que producen resultados tan marcados en un conjunto tan amplio de poblaciones son invaluables.

Colaboradores como el Consorcio de Respuesta de Salud Reproductiva en Crisis han descubierto cómo garantizar que estos efectos ocurran a lo largo de los esfuerzos de ayuda en el futuro.

Por: Lizi Jones

Crédito de la foto: Foto ONU, Eskinder Debebe, Dollo Ado, Etiopía

Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Ver artículo completo

What's new in menstrual health management: an interview with the Founder of Asan
What's new in menstrual health management: an interview with the Founder of Asan

abril 28, 2024 2 lectura mínima

The Asan cup is a patented menstrual cup with a unique removal ring, which makes it the easiest cup to insert and take out. The bell-shaped design ensures that the cup sits comfortably, and the red colour of the cup prevents it from staining over time. 
Ver artículo completo
Benefits of intravenous iron to treat anemia in pregnancy
Benefits of intravenous iron to treat anemia in pregnancy

marzo 19, 2024 5 lectura mínima

Ver artículo completo
A Point of Care Bilirubinometer Using Blood: BiliDx
A Point of Care Bilirubinometer Using Blood: BiliDx

enero 16, 2024 2 lectura mínima

The BiliDx is a novel system for diagnosing jaundice.  The device uniquely meets the Target Product Profile (TPP) developed as part of the NEST 360 initiative in that it allows blood-based testing at the bedside.   This initiative is part of an emerging global consensus in the Every Newborn Action Plan that countries need functional WHO level-2 inpatient units to care for "small and sick newborns." 
Ver artículo completo