octubre 31, 2016 3 lectura mínima

“Incluso en una montaña, todavía hay un camino”.
proverbio pastún

¿Por qué las mujeres al otro lado de la frontera de un pequeño río de 60 pies, en Tayikistán, tienen cincuenta veces menos probabilidades de morir durante el parto en comparación con las mujeres en Afganistán?

Se han derramado generosas palabras intentando describir el difícil terreno (tanto topológico como político) de Afganistán. Menos se ha dedicado a la obstinación profunda, un desafío, que vivir en este terreno retorcido ha forjado en su gente. Es terquedad con los gobernantes externos (ya sea Alejandro Magno o los soviéticos), terquedad con las tradiciones y terquedad tanto en las amistades como en las enemistades. Las guerras han devastado una tierra que una vez fue un elemento geoeconómico en la Ruta de la Seda y un puesto central del Imperio mogol, pero la terquedad ha permitido que un pueblo sobreviva.

El conflicto es una presencia eterna. Dentro de esta nación de retazos de lealtades tribales de pashtunes, tayikos, uzbekos y hazaras. De estos enfrentamientos interminables surgió una situación verdaderamente horrible para las mujeres, especialmente bajo el gobierno de los talibanes. Hoy en día, los abusos y la subyugación son características habituales de la vida de casi todas las mujeres. La amenaza de la violencia es una realidad cotidiana para quienes se atreven a abogar por los derechos de las mujeres. El 87% sufre violencia doméstica, las mujeres ganan 25 centavos por cada dólar de los hombres y la esperanza de vida de las mujeres es inferior a los 50 años.

Es sin duda el peor país del mundo para las mujeres.

Las tasas de mortalidad materna (1 de cada 11 madres muere por causas relacionadas con el embarazo) y las tasas de mortalidad infantil (1 de cada 10 morirá antes de cumplir cinco años) son astronómicas. Las minas terrestres mortales en las provincias de Afganistán no solo están escondidas en los campos, sino también en la sala de partos y en las clínicas sin vacunas.

Este fue el estado de salud materno-infantil que Kylea Liese, antropóloga médica y partera certificada, encontró en la provincia de Badakhshan en Afganistán (alrededor de 2008). Abundan las parteras tradicionales y se sabe que “cortan el cordón umbilical con vidrios rotos o con el borde de un zapato”.

Kylea Liese descubrió que Badakshan era incluso peor que el resto de Afganistán. El riesgo de morir durante el parto estaba en niveles cercanos al lanzamiento de una moneda: 1 en 3. Pero mientras Liese (en ese momento una becaria postdoctoral en Stanford) estaba preocupada por las abominables tasas de mortalidad, estaba intrigada por el contraste que un pequeño viaje a través del río Panj hacia Tayikistán, donde el riesgo de morir de por vida era de 1 en 115.

¿Qué explica esta diferencia? La explicación más simple sería el acceso a cuidados obstétricos avanzados, como el que hacemos en los Estados Unidos. Sin embargo, la realidad sobre el terreno negó esa afirmación. En Tayikistán, la mortalidad materna fue drásticamente más baja, a pesar de la atención obstétrica deficiente.

Liese descubrió que el "riesgo socialmente estratificado" explicaba mucho más: la visibilidad de las mujeres en la esfera pública por sí sola se relacionaba mejor con un menor riesgo de complicaciones obstétricas. Descubrió que en Tayikistán, una mayor atención a la salud reproductiva y la educación de las niñas estableció una trayectoria de resiliencia para las mujeres de por vida, mientras que la falta de estos factores en Afganistán puso a las mujeres en un riesgo tremendo durante el parto.

Estos “mundos morales locales” fueron los que vio a través de etnografías de programas comunitarios de partería en las provincias de Kunduz, Takar y Badakshan. Fueron productos de fuerzas internacionales que perturbaron y crearon historias locales de violencia. La guerra se había abierto camino hacia la mortalidad durante el parto. Exploraremos más de los hallazgos importantes de Liese en el próximo blog. Manténganse al tanto.

Crédito de la foto: 16 de febrero de 2010, por "Afghanistan Matters". Creative Commons.

Blog: Escrito por Pranav Reddy

Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


Ver artículo completo

A Point of Care Bilirubinometer Using Blood: BiliDx
A Point of Care Bilirubinometer Using Blood: BiliDx

enero 16, 2024 2 lectura mínima

The BiliDx is a novel system for diagnosing jaundice.  The device uniquely meets the Target Product Profile (TPP) developed as part of the NEST 360 initiative in that it allows blood-based testing at the bedside.   This initiative is part of an emerging global consensus in the Every Newborn Action Plan that countries need functional WHO level-2 inpatient units to care for "small and sick newborns." 
Ver artículo completo
NASG as a life-saving medical device to stabilize women with postpartum hemorrhage
Consideraciones para el retiro del TANN

enero 15, 2024 2 lectura mínima

 El TANN debe ser retirado en un establecimiento donde sea posible el tratamiento definitivo en caso de re sangrado (capacidad quirúrgica, disponibilidad de hemoderivados etc.).
Ver artículo completo
MaternaWell Tray: Revolutionizing Postpartum Hemorrhage Care
MaternaWell Tray: Revolutionizing Postpartum Hemorrhage Care

noviembre 06, 2023 3 lectura mínima

Now as a next step, we ask what could be done to lower the costs of the implementation of the E-MOTIVE bundle? The most obvious answer is to consider displacing the tens of thousands of disposable plastic drapes with a purpose-built reusable device. 

Fortunately one of the obstetricians involved in the E-MOTIVE study, Dr. Justus Hofmeyr, had been innovating around this very issue, designing a tray with wells that could fit under a woman’s buttocks, collect and accurately measure the. blood. This tray, the MaternaWellTray was conceived as a device that could be sterilized and reused, and is manufactured in South Africa by Umoya.

Ver artículo completo